Buscar
  • Juan Manuel Suárez Gómez

Esperando a la luna” es el nombre del encuentro poético celebrado en Arbón.

Se celebró ayer domingo en el camping “La Cascada” , en el concejo de Villayón


Protagonizado por la poetisa local Vita López y el escritor naviego, con raíces en Villayón, Juan Álvarez Fernández, ha tenido lugar esta amena velada literaria al aire libre en la tarde del hoy domingo cuatro de septiembre, teniendo como escenario un idílico rincón natural a orillas del río Acebal que, con la frondosa vegetación de este espacio y el murmullo del arroyo, ya de por sí evoca poesía.

Ambos autores abrieron su intervención agradeciendo al público su presencia y, en el caso de Vita, amplió su gratitud hacia la gerencia del camping por la cesión de este espacio y al Ayuntamiento de Villayón por hacer lo propio con el equipo de megafonía.

De seguido dio comienzo el recital que se desarrolló de forma alternativa entre ambos repsodas que fueron narrando alrededor de una docena creaciones cada uno entre relatos y poemas, alguno de ellos con dedicaciones especiales, pertenecientes a las obras que cada cual tiene publicadas. Así, Vita López echó mano de sus cuatro obras que han visto la luz, cuales son: “Alma de brezo”; “Sueños púrpura para noche gris”; “Luna de otoño” y “Tras la ventana”, mientras que Juan Álvarez escogió fragmentos de las suyas: “Media vida en los zapatos” e “Historias de un hombre sin paraguas” además de alguna otra pieza que ha compuesto pero que aún no pasó por la editorial.

Los temas, en su conjunto, han abordado conceptos diversos e interesantes tales como la mujer, la vida, el amor, la sociedad, la igualdad…. y otros mas intensos y actuales como el maltrato, el racismo, la intolerancia, la inmigración, etc.

El público, que rondaba el medio centenar de personas, se mostró muy interesado y entretenido, premiando con intensos aplausos y fueron varias las personas que adquirieron ejemplares de las obras que estaban a la venta.

El cantante Claudio González puso el broche final, interpretando “a capella”, para admiración de los presentes, tres hermosas canciones, comenzando por Viento del norte, una segunda canción muy emotiva en alegoría a los abuelos y por último una de tinte madrileño evocando al gremio de los plateros.

Tras la función literaria, los asistentes fueron obsequiados en las instalaciones del camping, con una exquisita espicha.