Buscar
  • David Piñero

Los padres de Santa Eulalia de Oscos no mandarán a sus niños a clase desde mañana día 11 de enero

Los padres de Santa Eulalia de Oscos decidieron hoy no mandar los niños al colegio hasta que no se resuelva el problema del comedor escolar






Los niños, 28 en total, cuyas edades oscilan entre los tres y los doce años, pertenecen al CRA de Santa Eulalia de Oscos, con sede en la capital del concejo.

Los padres de Santa Eulalia de Oscos decidieron hoy , tras la celebración de una asamblea, no mandar los niños al colegio a partir del mañana martes, y hasta que no se resuelva el problema del comedor escolar, que se arrastra desde hace nada menos que catorce años y aun no se ha encontrado solución desde la administración.

Reproducimos al final de este texto el artículo publicado en La Voz del Occidente el día 19 de febrero del año 2020, cuando los padres iniciaban un movimiento de protesta para intentar buscar una salida a un conflicto para el cual, hasta hoy, no se ha encontrado remedio.


"Estamos ante un grave problema que se arrastra desde hace catorce años y nadie le ha buscado una solución definitiva"


Los padres no confían en el cocinero en base a una serie de antecedentes y conflictos graves con el mismo durante los años anteriores y consideran que la seguridad de sus hijos no está garantizada.

Una de las madres nos resume la situación de este año, desde comienzo de curso, cuando se enteraron de que les mandaban el mismo cocinero que tienen desde hace catorce años y con el que “los conflictos y las faltas de seriedad y profesionalidad se suceden; de hecho el día 13 de febrero del año 2020 tuvo que intervenir incluso la Guardia Civil ante la agresividad de este personaje”… “En base a estas cosas, a principio de este curso y hasta primeros de diciembre, el cocinero no apareció por el comedor ya que tuvo que estar fuera del trabajo para cumplir un castigo, o sea, un expediente sancionador en base a su comportamiento; eso nos permitió mandar los niños al colegio y al comedor escolar sin problema alguno, ya que el restaurante Casa Pedro se encargaba de servir la comida con cargo de la Consejería. El problema surge cuando el tal empleado público finaliza su expediente sancionador y se presenta el día 10 de diciembre para trabajar de nuevo en la cocina; en principio, solo para trabajar un único día, que necesitaba para cubrir expediente y poder disfrutar sus vacaciones a partir del día siguiente, del 11 de diciembre, y hasta el día 23 del mismo mes , que empezaban ya las vacaciones escolares que acabaron ayer. Así, desde el 11 de diciembre hasta el 23 los niños seguían viniendo al colegio, atendidos por el restaurante Casa Pedro, sin problema alguno.”

La madre hace una pausa y nos pregunta si hemos entendido bien la película, pero más que una historia normal del siglo XXI, reconoce ella misma, “esto parece una trama de ciencia ficción, pero con niños inocentes de víctimas”.

“Al incorporarse el cocinero ayer - sigue explicando la madre - nosotros no podemos confiar más en él, pues ha dado muestras en su trayectoria de no ser de confianza, así que decidimos recogerlos a la hora de la comida y llevarlos para casa sin comer”.

Le preguntamos qué contesta la administración: “hasta ahora nos dan largas. Nada. El alcalde de Santalla nos ha apoyado siempre y nos sigue apoyando, pero esto depende de Oviedo. Yo no quiero quitar el trabajo a nadie y mis compañeros tampoco, pero este hombre no está capacitado para tratar con niños, él solo , en un comedor escolar; quizá pueda trabajar en otra parte, donde esté controlado, donde trabaje con tres o cuatro personas más, pero aquí, él solo, imposible; no nos fiamos ya y no vamos a hacer experimentos con nuestros niños ni permitir que nadie los haga”.

Y es lo que han decidido: “no mandaremos a nuestros hijos a la escuela, indefinidamente, ya desde mañana, hasta que no se tome en serio este grave problema y se le dé una solución definitiva; creemos que es hora ya de que se nos tome en serio.”