Buscar
  • Juan Manuel Suárez Gómez

COAÑA FESTEJÓ A SUS MAYORES Y DISTINGUIO A LOS NUEVOS NONAGENARIOS


El Ayuntamiento de Coaña, superados los duros tiempos de la pandemia, retomó la iniciativa de honrar a los mayores del concejo reanudando la celebración de la fiesta que, anualmente, les viene dedicando en veintiuna ocasiones.

El evento ha tenido lugar este sábado 19 de noviembre en los acogedores locales de un restaurante de la localidad de La Colorada (Navia), iniciado con un acto institucional en el que se tributó homenaje a siete coañeses y coañesas, de los quince que residen en el municipio, nacidos en 1932 por lo que, a lo largo de este año alcanzan la edad de 90 años, seguido de almuerzo y baile.

A las doce del mediodía abrió el programa el Coro Parroquial de San Martín de Mohías, bajo la batuta de Iosé Valencia que, tras una breve actuación, daría paso al acto oficial propiamente dicho presentado, como maestras de ceremonia, por Naty López e Inés García, que forman parte del personal técnico del consistorio coañés. Tras la ceremonia oficial se repetiría la actuación del coro de Mohías.

El primer turno en el usa de la palabra correspondió a la Concejala Bienestar Social, Mujer y Animación Sociocultural, Rosa Suárez Peláez quien comenzó definiendo el acto de hoy como tributo a la generación mas numerosa y más querida de cuantas conforman la población de este municipio, los mayores. Tuvo un saludo especial a los hoy homenajeados, que tienen en esta jornada su especial protagonismo, arropados por vecinos y amigos de Coaña que, con su presencia, dan testimonio del respeto y admiración hacia ellos. “Retomamos hoy la esencia de aquellos días de mayores en los que los homenajes, la comida y el baile, conforman un programa de actos que permite a las familias reunirse entorno a personas esenciales en nuestras vidas. Hombres y mujeres cuya edad les hace merecedores del mayor de los respetos”. Dice un proverbio africano, -prosiguió diciendo-, “quien escucha la voz de los mayores, es como un árbol fuerte, quien se tapa los oídos es como una rama al viento”. “Escuchemos a nuestros mayores para aprender de su sabiduría y podamos llegar a ser árboles fuertes. No olvidemos también, desde lo público, que esta debe ser la senda a seguir. Habéis nacido en una fecha en la que el mundo era tan diferente y, en vuestra dilatada vida, las penurias y tristezas se entremezclan con las profundas alegrías de los años de bonanza y la llegada de hijos y nietos. Sois parte fundamental del crecimiento y bienestar del que gozan vuestras familias en particular y Coaña, vuestra tierra, en general. Estoy segura, -continuó diciendo-, que el futuro reside en una alianza entre jóvenes y mayores, y que los tres pilares fundamentales para construir el mundo que nos ha tocado vivir son: los sueños, la memoria y el esfuerzo”.

Recordó que esta jornada dedicada a los mayores es la última antes de unas nuevas elecciones y, como concejala de Bienestar Social, quiso agradecer a todos los mayores lo mucho que nos habéis dado. “Sois el pilar de la Concejalía que presido y que a lo largo de los años ha ido avanzando con firmeza en servicios, programas y actividades, por lo que seguiremos apostando por unos servicios sociales de calidad y para todo el mundo. Gracias por permitirme ser la orgullosa Concejala de Bienestar Social de vuestro Concejo, que me ha hecho crecer como persona”.

También tuvo palabras de agradecimiento para la alcaldesa Rosana González por haberle permitido mantener su cargo en esta Concejalía durante esta legislatura, como lo venía haciendo en varias ocasiones con el anterior alcalde. Concluyó con una frase de un escritor francés: “envejecer es la única forma que se conoce aún para vivir muchos años”.

Cerró el turno de oradores la alcaldesa Rosana González, quien centró sus palabras en dos sentimientos: admiración y agradecimiento. Admiración por la trayectoria de sus largas vidas llenas de experiencia y sabiduría. “Vuestros conocimientos que habéis adquirido no están en ningún libro de texto, sino en el libro de la vida”. Admiración por esa “vida llena de virtudes que recibisteis de vuestros mayores y que supisteis atesorar en un proyecto de vida honrada en la que siempre habéis tenido más presentes vuestros deberes que vuestros derechos…” “Por eso y por mucho más, -continúo diciendo-, siento un profundo agradecimiento y pienso que las generaciones, que tanto os debemos, tenemos una deuda pendiente de gratitud para con vosotros. Debemos de sensibilizar a los más jóvenes para que se den cuenta de vuestra influencia benefactora, pues es un acto de justicia reconocerlo” . “No nos dejemos arrastrar por esa sociedad deshumanizada que solo valora lo útil, lo que produce, lo joven, lo bello, lo cómodo. Miremos vuestras vidas llenas de entrega, generosidad y amor. No los recluyamos en el olvido y soledad, no piden nada, solo compañía y cariño…”

Quiso también anunciar la regidora, -aunque reconoció que no era un acto para hacer política-, la puesta en marcha en Coaña, en próximas fechas, de un Centro de Día en la capital del concejo, ubicado en el edificio conocido como albergue. “Un recurso fundamental para que podáis compaginar la vida en el hogar con la convivencia con vuestros iguales y al cuidado de profesionales. Proyecto que el ayuntamiento viene gestionando desde principios de esta legislatura”.

Tuvo palabras de agradecimiento hacia la concejala de Bienestar Social, y para el personal municipal, tanto el que se ocupa de la atención a los mayores como de todo el que está al servicio de la sociedad coañesa.

Terminó agradeciendo a los homenajeados y sus familias, haber aceptado la invitación a este acto, del que eran indiscutibles protagonistas que “estáis aquí porque aún sois un faro que sirve de guía y luz entre tanda oscuridad”.

Tras la intervención de la alcaldesa se procedió a la entrega de las distinciones, cuyo obsequio consistió en un pin con el escudo de Coaña, una placa conmemorativa y un cuadro, a modo de orla, con las fotografías de los siete agasajados, glosando previamente, por parte de las presentadoras y maestras de ceremonias Inés y Naty, sobre la biografía, gustos, aficiones y anécdotas que rodean la vida de cada homenajeado, siempre en un tono respetuoso, amable y cercano, siendo estos los obsequiados: María Suárez Rodríguez, de Cartavio; África Suárez Méndez, de Ortiguera; Ovidio Peláez García, de Trelles; Álvaro Méndez Álvarez, de Jarrio; Rodrigó Infanzón Méndez de Coaña. Estos cinco personas distinguidas comparecieron personalmente en el acto de entrega, mientras que María Luz Fernández González, de El Cañón y José Emilio Iglesias Fernández, de Loza estuvieron representados por sus familiares.





Tras la entrega de distinciones se pudo disfrutar nuevamente de las voces del Coro de Sam Martín de Mohías que cerro su actuación interpretando el himno regional de Asturias, finalizando con ello el acto institucional.

De seguido se procedió al almuerzo, degustando un sabroso y abundante menú y al que asistieron unos ciento cincuenta comensales, entre los que se encontraban los homenajeados, sus familias y buen número de jubilados del municipio de Coaña.

La fiesta concluyó con un animado baile amenizado por el Dúo Colimbo, durante el cual se sortearon varios lotes de productos navideños entre los comensales, teniendo en cuenta su número de reserva.